En 2006, para abordar la creciente de la conciencia ecológica y la necesidad de implementar la enseñanza social católica de la iglesia estadounidense, la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB), ayudó formar La Alianza Católica para el Clima. Inspirado por la USCCB 2001 declaración de cambio climático, y apoyo de 19 socios nacionales (que incluyen la USCCB, Catholic Relief Services, Catholic Charities USA, the Catholic Health Association, congregaciones de hombres y mujeres religiosos, y otras organizaciones nacionales), La Alianza Católica para el Clima ayuda católicos estadounidenses responder al llamamiento de la Iglesia por preocuparse por la creación y el pobre.

Estamos basados en la historia profunda de la Iglesia en la enseñanza de creación, ecología, y del pobre. El cuidado de la creación y de los pobres han sido parte de la historia católica desde el principio, pero en los años recientes San Juan Pablo II, el Papa Emérito Benedicto XVI, y especialmente Papa Francisco han añadido un sentido de urgencia a ellos llamamientos por católicos a actuar en cambio climático. Los obispos estadounidenses se han estado pidiendo acción desde 1981.

Católicas se preocupa de cambio climático y ellos están trabajando duro para crear soluciones. La Alianza Católica para el Clima está en el centro de estos esfuerzos. Con la aprobación y el soporte del Obispos estadounidenses, ayudamos guiar la repuesta por el llamamiento de acción moral sobre de cambio climático de la Iglesia de los Estados Unidos por compartir auténticos enseñanzas católicas sobre de creación y el pobre, y por informar e inspirar líderes de comunidades a tomar medidas (educación); por compartir historias de los personas más afectados de impactos climáticos en la espacio publica (testado publico); y por proporcionar herramientas concretas, técnicas, y asistencia tecnología para ayudar personas y instituciones católicas a reducir sus huellos de carbonos y trabajar por justicia (recursos).

La Alianza Católica para el Clima puede ayudarle a responder el llamamiento por el cuidado de creación y el pobre dentro de la compartir de enseñanzas católicas, sus recursos, y sus programas. Para admirar la creación de Dio y los mas vulnerables de Dio está al corazón de quienes somos como católicos.